miércoles, 21 de febrero de 2007

World Press Photo de 2006 (II)

Hace unos días vimos la foto premiada por World Press Photo de 2006. Pero no es el único premio. Si no lo has hecho antes, échale un vistazo a la página y compara los demás con las del año pasado que vimos aquí hace poco.


A mí personalmente me han parecido particularmente interesantes las siguientes:


Ésta es del español José Cendón, que trabaja para la Agencia France Presse (AFP) . Muestra las condiciones que sufren los internos en varios hospitales psiquiátricos del África subsahariana. La fuerza de esos ojos es increíble.



Esta es de Oded Balilty, de Israel, fotógrafo de Associated Press. Magnífica metáfora de la resistencia de los que están abajo. En un principio, por un error de la información de prensa, los identificaba con el pueblo palestino, cuando era bastante diferente: colonos israelíes oponiéndose al desalojo de un asentamiento. Se lo debo a uno de los comentarios. El cambio de protagonistas no nos sitúa en una interpretación opuesta de la imagen, pues en ambos casos expresaría la impotencia de los que, en el fondo, están en el mismo lado, el de los que se llevan todas las tortas.


Esta otra es una muestra terrible de la "normalidad" de la guerra de Irák, con el horror cubierto con impolutos uniformes guerreros. Nuestra mirada se refleja en los ojos de la novia. Cabe todo un mundo en ese rostro.


Esta otra es del fotógrafo francés Denis Darzacq. Sus bailarines callejeros pueden ser otra buena metáfora de una ciudadanía europea que, desde sus vidas confortables y satisfechas, pierde contacto con el suelo de la realidad, ajena a la fuerza de la gravedad.


He dejado para el final el magnífico reportaje del español Arturo Rodríguez en una playa de Tenerife el pasado verano. Como muy bien señala Rubén en su comentario del post I , "los guardacostas no hicieron su trabajo y se coló una mota de polvo africano en nuestra burbuja europea".

Sin embargo, comparemos estas fotos de Arturo Rodríguez con esta otra de enero de 2005, pocos días después del horror del tsunami, que a muchos se nos grabó en la retina para siempre:


Las de Arturo Rodriguez, con los turistas volcados en la ayuda a aquellos miserables, nos abren un hueco a la esperanza, a la vez que nos muestran caminos para sentirnos un poco más dignos. Podemos, por ejemplo, continuar su comportamiento con los que llegan a nuestras calles e Institutos.


Todo lo contrario de lo que denuncian estas viñetas de nuestros dibujantes favoritos:


8 comentarios:

  1. Son todas fantásticas, pero me quedo con la de Oded Balilty: toda una metáfora del siglo XX.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Manuel Sanz24 febrero, 2007

    Son todas estupendas, cada una te deja una huella en el corazón, todas te marcan: la cara de la novia, la de Arturo Rodriguez del chico en brazos de una bañista. Todas te hacen pensar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. La de Oded Balilty es muy buena, de hecho ha ganado el premio pulitzer.

    Gracias a eso nos hemos enterado que es una judia la que resiste a que la echen y no el "pueblo palestino". Hay que tener cara dura para poner eso y quedarse tan ancho...
    mas que profesor de comunicación audiovisual parece profesor de tergiversación audiovisual,

    pero claro la defensa del "pueblo palestino" tiene eso, que se puede decir lo que a uno de le de la gana proque se tiene razon...

    ResponderEliminar
  4. Es posible que se trate de un fallo de Ángel (que debería corregir cuanto antes en la entrada del post pues, efectivamente, se trata de una judía). Las tergiversaciones de los medios de comunicación son el pan nuestro de cada día (y este blog es la mejor prueba de ello), pero a JB no parecen importarle demasiado.

    ResponderEliminar
  5. Gracias ddaa por recordarme una tarea pendiente. Cuando leí el comentario de jb no estaba en el mejor momento para contestar al insulto y lo dejé para el día siguiente. Luego, sencillamente, lo olvidé.
    Jb: Gracias por la precisión que me sacó de un error importante. Aunque con retraso (culpa mía), ya he rectificado la entrada. Si repasas este blog con calma, comprobarás que rectificar y cuestionarme lo que hago en él no está entre sus-mis defectos.
    En cuanto a lo del insulto, dejémoslo pasar, pues nunca entro en estas dinámicas: uno se autorretrata con sus palabras. En cuanto a mí, creo que ya he escrito bastante en este blog.

    Pasado un primer momento de sorpresa y estupor por el tono y la descalificación, seguramente nos entenderíamos utilizando los instrumentos más nobles que nos proporciona la inteligencia: la capacidad de análisis crítico de la realidad y el intercambio racional de las ideas que elaboramos. Es, precisamente, lo que más trato de hacer crecer en mi trabajo con los estudiantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, de nuevo, a ddaa, me he enterado de otro error en la información de las fotografías premiadas, precisamente en la del premio principal. Ya lo he rectificado, convertida la duda en casi certeza de que no hay despiste inocente en la tergiversación.

    ResponderEliminar
  7. Ya podrían rectificar los periódicos con esta prontitud y ser igual de receptivos a las críticas que tú, Ángel. Ya van dos veces en pocos días que en la web de El País me censuran sendos comentarios -muy críticos, pero expresados con la mayor correción- a dos noticias. Otros rotativos ni siquiera se plantean la posibilidad de dejar comentarios en sus versiones web o los filtran con un criterio absolutamente partidista.

    ResponderEliminar
  8. Se trata de ser coherente (o, al menos, intentarlo). A El País, que juega con descaro a ser el rey de los ciegos, ya le conocemos la suya, que la tiene: los intereses económicos de quienes les dan de comer. Un saludo.

    ResponderEliminar