domingo, 19 de noviembre de 2006

¿TRISTES O CONTENTOS?

El que la realidad sea tan compleja como inaprensible permite que cualquier mirada sea siempre parcial. El fotógrafo profesional conoce el código audiovisual y sabe qué lectura o interpretación de la imagen puede hacer el espectador. Sabe, por ejemplo, que el encuadre aísla y recontextualiza la mirada, provocando incluso una interpretación errónea de la imagen. Lo saben y lo buscan, claro. Como siempre la ideología está por medio. Siempre.

Las imágenes que tienes a continuación son un buen ejemplo. Ya has visto unas cuantas, pero siempre serán pocas para conseguir algo difícil: bajarnos de la nube de la inocencia.




Fíjate: En el ABC, a primera vista parecen que están enfadados o deprimidos por "una cita sin acuerdos ni contenidos", cuando lo que seguramente está ocurriendo es que los dos personajes están concentrados escuchando una intervención traducida por el pinganillo que asoma en sus orejas.

La imagen del ABC ocupa las cinco columnas de la portada, otro elemento valorativo de singular importancia. Y con una aparente contradicción: si no hay "acuerdos ni contenidos", ¿dónde radica el interés informativo?. De nuevo la ideología del diario nos saca de dudas: hay que subrayar por todos los medios un pretendido aislamiento internacional del presidente socialista.

El País, por su parte, hace en el titular de la noticia una interpretación totalmente opuesta a la del ABC y la subraya con una imagen en la que los personajes están contentos y amistosos. Sin embargo, este diario no pone la noticia en la portada, con lo que ello supone de valoración informativa. Coincide así, en parte, con el ABC, pero interviene la ideología y se subraya lo positivo del encuentro.

Hay algo más. Los políticos saben mucho de las "miradas torcidas" de los fotógrafos y cuidan mucho su "imagen", siempre sonriente y cordial. Pero los fotógrafos tienen siempre sus recursos. ABC amplía la noticia en el interior, con la misma valoración negativa en el titular y una fotografía que, al contrario de la portada, muestra unos gestos similares a los de la foto de El País.


Pero hay una diferencia significativa entre esas dos imágenes sonrientes, que tienes tú que comentar pues lo hemos vistos en clase estos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada