sábado, 31 de diciembre de 2011

Con los mejores deseos, sin portadores perversos como Movistar o Coca-Cola



Hacía días que andaba pensando en un post sobre esa apropiación perversa que la publicidad hace con todo lo mejor en lo que creemos y con lo que creamos, así como sobre las formas de cuestionarlo y denunciarlo.

Lo hizo telefónica con estos anuncios apropiándose del 15M y sus propuestas:





... y alguien le respondió con sus mismas armas y mucha gracia:



Otros fuero un poco más lejos, claro:



Yo quería hacer un post extenso sobre todo esto, que me parece tan grave,  relacionando la campaña con mi trabajo sobre la perversión de las palabras, el secuestro de las palabras más hermosas por la publicidad al servicio de sus intereses espurios. Otras urgencias me obligaron irlo posponiendo.

Hasta esta mañana.

Cuando me he puesto a mirar en kiosko las portadas de los periódicos del día, me he encontrado en varios de ellos con este anuncio jugando con un baboso buenismo y la pretensión de hacerse portavoz de nuestros mejores deseos. También me ha recordado la campaña de Telefónica y el 15M.


Y he hecho dos cosas: 
1. Escribir varios twtts con el hashtag #razonesparacreer y retwittear alguno en la misma línea:







2. Ponerme manos a la obra y hacer contrapublicidad con las herramientas más simples con las que
trabajo.  En este caso, con la magnífica captura de pantalla que he incorporado a mis navegadores. Lo he preparado en un momento:




Me he acordado entonces  que tenía pendiente en el escritorio un mosqueo en la misma línea:


...Y me he puesto manos a la obra. Esta vez con el editor de imágenes de Picasa, sin tener que abrir Picnik, el editor asociado de más nivel (muy recomendable). Este ha sido el resultado. Cutrillo, pero creo que suficientemente efectivo:



Y así, claro, gracias al refresco he refrescado mis #razonesparacreer y encaro mejor el aciago año que nos espera tan lleno de nubarrones para todos nosotros y todo lo público, empezando por la sanidad y la enseñanza.






Con los mejores deseos 
(sin portadores perversos)
 para todos los lectores de este blog. 





Anexo:
Para los que no conocéis la maravillosamente simple captura de pantalla de la que os hablo, la podéis encontrar, tanto en Chrome como en Firefox, como "captura de pantalla". El icono es inconfundible:




POSTDATA
En mi respuesta al extenso comentario de Nicolasa, me acordé de la entrada que dediqué a un folleto publicado por Coca-Cola: Coca Cola y la invasión de la escuela por las marcas (1). No resulta fácil desenmascarar el "sentido común" impuesto por las marcas y la publicidad.
He rescatado también esta magnífica imagen y  cita de su muy interesante blog:



Todas nuestras palabras nos construyen… 
Las dichas o silenciadas, ocultas o publicadas, 
impresas en la memoria o vagando por el aire. 
Las de antes y las de siempre, en nuestro ahora y en el incierto porvenir.
Somos palabras que articula el alma.
Procedencia foto y texto




MÁS 
(10 enero 2012)

Encontré esta entrada del 16 de diciembre del blog de junalusanchez.com. Muy interesante la irrupción de Pepsi para unirse a la ola del cambio y la esperanza:




(26 enero 2012)

La mejor contrapublicidad: informar del lado oscuro, aunque sea jugando con sus mismas armas argumentativas (exagerando, por ejemplo):



8 comentarios:

  1. Es curioso, estos días visité con mi familia el "museo" World of Coca-Cola en Atlanta (no somos muy fan, pero nos apeteció entrar en contradicción con nosotros mismos una vez más). Una de las atracciones era un largo video que recogía la publicidad de Coca-Cola de todos los tiempos. El mensaje ha ido variando con los años, desde luego, pero su descubrimiento de las últimas décadas (a partir de los 70) es que deben conectar con la parte... afectuosa, solidaria y esperanzada del público objetivo.

    No tengo ninguna duda sobre cuales son los objetivos de Coca-Cola: vender más, hacer más dinero, situarse por encima de sus competidores. Pero tampoco creo que esté en la misma división que las compañias que intentan vender coches porque las mujeres estarán a los pies del comprador, o perfumes porque los hombres estarán a los pies de la compradora.

    He pensado mucho en esto, y creo que, precisamente, el tipo de imagen que ha elegido Coca-Cola consigue la reflexión a la que haces alusión en la cabecera de tu blog. En el documental que mencionaba al principio, una de las ideas que más me impresionó al escucharla fue la de que este producto tiene distribución y aceptación mundial, independientemente de la cultura de acogida o el nivel de renta. Sería fantástico que Durex o Control dieran con una fórmula igual de efectiva...

    Entiendo que no es una publicidad inocente, y no voy a beberme un refresco cada vez que desespere de la situación económica o social de la mayoría del planeta, pero sí me reafirma en mi convicción de que el conocimiento es neutro, y que saber cómo vender una idea tiene valor en sí mismo.

    Tampoco creo que el portador sea perverso: el mensaje "si bebes Coca-Cola serás feliz" es más bien ingenuo, y el subyacente (Coca-Cola es el primer paso para vivir como un burgués en NYC) no sirve,i no tiene efecto más que en poblaciones enormemente desfavorecidas y poco entrenadas a resistir frente a estos engaños; lo de Movistar es una falta de elegancia de tal calibre que es un insulto, más que un anuncio.

    Por acabar, creo que hay que aprender (y enseñar) a resistir, a interpretar, a ser inmune a mensajes engañosos, o mejor dicho, a la parte engañosa de los mensajes. La idea que hay detrás de los anuncios de Coca-Cola me gusta: entre todos podemos conseguir vivir en mundo mejor. Es una idea que merece la pena. Que sea Coca-Cola quien la financie me da igual, no me afecta, no me estorba, no va a cambiar lo que pienso. De hecho, me ayuda a no olvidar que el mundo es muy complejo...

    Muy interesante este blog tuyo, y el planteamiento de tu materia. Encantada de haber pasado por aquí.

    ResponderEliminar
  2. También hemos visto el anuncio de Campofrío con los humoristas, y los clásicos navideños de turrones, juguetes, etc. La publicidad se apropia de las palabras y de todo lo que genere expectación en un momento dado, de ahí que no me sorprenda el aprovechamiento del 15M ni de la crisis (en los casos citados). Si recuerdas, no hace mucho, el propio Julio Cortázar fue la víctima. Que la ciudadanía esté perdiendo el sentido crítico no ayuda precisamente a desenmascarar estos atentados.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Nicolasa: todo un placer conocerte, y mil gracias por venir con las flores que matizan la geometría plana a la que, por necesidad de claridad, nos obliga la búsqueda de regularidades en el mal llamado "sentido común" del pensamiento dominante. Imbuidos como estamos del mismo, no resulta fácil desenmascararlo.

    Antes de contestarte he visitado tu magnífico blog lleno de flores similares (lOGSE, escuela,...), y he encontrado en él una entrada que marca la línea de pensamiento de la que parto:

    Todas nuestras palabras nos construyen… Las dichas o silenciadas, ocultas o publicadas, impresas en la memoria o vagando por el aire. Las de antes y las de siempre, en nuestro ahora y en el incierto porvenir.
    Somos palabras que articula el alma


    Ocurre que las palabras se desgastan, contaminan o pervierten - y con ellas el alma que construyen- por el uso, el mal uso o la apropiación interesada. Eso es lo que hace la publicidad consiguiendo alicatar hasta el techo nuestra alma de relatos de consumo, dinero y posesión, achicándolo e inutilizándola para otros deseos y sueños.

    Por eso me indignan especialmente las campañas que juegan con las palabras que constituyen lo más hermoso de nuestra existencia.

    Coca-Cola lo hace con la felicidad y los buenos deseos, rodeándose de un aire de inocencia y buenismo para crear un relato mágico en torno a ella.

    Y cuando hablo de "portador perverso" me refiero a ese portador interesado que lo mismo te felicita en tu cumpleaños que te "regala" sueños y deseos. He utilizado el término "perverso" por su protagonismo en la "perversión de las palabras".

    Si quieres ver cómo la inocente Coca Cola trata de introducirse en los colegios y promoverse como alternativa saludable al agua, visita la entrada

    Coca Cola y la invasión de la escuela por las marcas (1)


    Como dice Manuel Vicent, "Donde antes había ideas ahora sólo hay marcas. Donde antes había sentimientos ahora sólo hay sensaciones" .


    Antonio: Lo recuero, claro que sí. Para los publicitarios todo vale, digo todo incluyendo lo más hermoso, noble y esperanzador. Y al hacerlo, lo achican, aplastan, desnaturalizan, pervierten. Y con ello a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  4. La publicidad se apropia de cualquier elemento, de las palabras siempre, la realidad más alternativa a ella mismo como venimos comentando en este post.
    Pro también se apropia de la infancia y la adolescencia, de la mujer...
    La publicidad es una gran fagocitadora de todos imaginarios sociales positivos, y, con ello, además de promocionar la venta de un producto o un servicio o una idea, oculta una parte importante de la realidad... Tiene pues una función enajenante/alienante...

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, Ángel, me pasé tres pueblos dejando un comentario tan largo... y aún así no conseguí hacerme entender. Coca-Cola no es inocente, claro que no. Y tu otro post al respecto es impresionante. Pero ellos no tienen la potestad ni la capacidad de adueñarse de MIS palabras, y mucho menos de MIS significados. Si una palabra deja de funcionar - porque Coca-Cola, o la calle, o un partido político, o una asociación gremial, la trivializa - buscaré, buscaremos, otra que de cuenta de la idea que hay detrás. Recuerdo esa imagen, que reblogueé del Tumblr Mara_BC. Las palabras, solas o acompañadas, tiene un valor estético, expresivo de un significado. Pero no SON, infinita, eternamente, dicho significado. El contexto lo cambia, el tiempo lo cambia, el lugar lo cambia...

    En definitiva, creo que es un trabajo necesario explicar y ayudar a encontrar la forma de "defender" nuestras palabras y nuestras ideas, pero creo que es más fecundo el camino de convencer de que siempre nos pertenecerán si sabemos lo que significan en cada momento, e independientemente de quién las use, que el de alarmar sobre la posibilidad de que nos las arrebaten... esto es, aprender de lo que hacen para que nuestros mensajes, verdaderos, sean igual de efectivos.

    Tal vez son solo dos tácticas distintas para fomentar el sentido crítico... O tal vez esté equivocada...

    Encantada yo también de haberte descubierto :)

    ResponderEliminar
  6. Lo siento, no logro entenderos. No creo que el publicista de Movistar haya robado nada al Movimiento 15M, ¿ese movimiento pedía tarifas más baratas?. Si lo decís por la forma de reunirse, entonces el 15M podría haber robado la forma a los partidos políticos en la época de Franco, o cualquier reunión de amigos en el patio de la casa junto a la barbacoa, o a cualquier reunión de un grupo unido para hacer teatro local,....
    En cuanto a Coca-Cola, los anuncios de la bondad de la gente los lleva haciendo desde antes del movimiento 15M, supongo que el mensaje es que bebiendo coca-cola te sientes tan agusto como haciendo cosas buenas.
    Sea como sea, lo que cuentan son los resultados, y si comparamos los obtenidos por las compañías, frente al movimiento, el resultado lo conoce hasta el Papa, que ha llamado a evitar la sociedad de consumo en la que, cada vez más, estamos inmersos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, amigos de Gsia. Totalmente de acuerdo. La publicidad tiene una enorme capacidad fagocitadora de todo lo que producen los humanos, incluido lo más hermoso, para deponerlo en forma de estiércol para sus fines.

    El problema, Nicolasa, entiendo lo que dices, y sí, siempre habrá una salida para crear imaginarios que no sean escaparates. Tú hablas de la dimensión personal, de la minería interior sin la que nada es posible; yo lo hago de la dimensión social.
    El problema es ese, que las palabras nos definen; que si se empobrecen, pervierten o prostituyen nos hacemos todos más pequeños.
    Y, claro, hay que educar el deseo, el nuestro y el de los que llegan a este mundo. El deseo que nos impone esta religión inmediatista del consumo es el de ser a través del tener: deseo y anhelo de comprar, gastar, acumular. Y siempre en primera persona: yo, mí, me conmigo. Todo en singular.

    Y, bueno, Nicky69es, tampoco te entiendo mucho, la verdad. No te voy a comentar lo que pedían los del 15M a estas alturas. Movistar y los creativos se han disculpado, preocupados por que la campaña se les volviera en contra, a la vez que de reojo miraban la publicidad viral que estaban desencadenando...
    Porque en esto sí que estamos de acuerdo: Para estas compañías "lo que cuentan son los resultados".

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar